Ventajas y desventajas de las apps de los medios

Los principales periódicos españoles tienen aplicaciones para móviles y tabletas que representan una alternativa para consultar la información. Estos programas tienen ventajas y desventajas con respecto a la versión web de los medios y parece que una vez puestas sobre la balanza la mayoría de usuarios siguen prefiriendo usar los navegadores móviles a las aplicaciones específicas de cada medio.

Empecemos por lo bueno. Las aplicaciones, tanto para smartphone como para tablet, están especialmente diseñadas para estos dispositivos, por lo que en general la experiencia de usuario debería ser mejor. En la mayoría de ellas se puede elegir el tamaño de letra del texto y se puede navegar entre diferentes secciones y noticias fácilmente y sin necesidad de hace zoom.

Por otro lado, los contenidos se suelen precargar por lo que, aunque haya que esperar un poco al iniciar la aplicación, la navegación es luego más fluida que en las páginas web sin necesidad de esperar a que se cargue la portada de cada sección o el detalle de cada noticia.

Algunos medios han hecho un buen uso de las posibilidades de los móviles inteligentes y tabletas creando galerías de imágenes de navegación sencilla y que aprovechan el gran tamaño de algunos dispositivos. Asimismo, permiten compartir cómodamente las noticias a través de las redes sociales con solo pulsar un botón.

Pero, desgraciadamente, estas apps también tienen todavía muchas carencias. Las posibilidades sociales se limitan a compartir a través las redes el contenido, trasladando el debate fuera del medio, un error a mi entender. Desde hace muchos años los medios digitales se han convertido también en foros de debate donde los lectores expresan su opinión a través de los comentarios. Con las aplicaciones los comentarios desaparecen y si el usuario desea leerlos o escribir uno deberá abrir el navegador y acudir a la versión web.

Algunas aplicaciones no se actualizan rápidamente y la sensación de última hora, que es sin duda uno de los grandes valores de los diarios online, desaparece. Además, los títulos, subtítulos y fotos aparecen algunas veces cortados, dando una sensación de ser una versión del medio poco cuidada. Los gráficos son otro elemento que suelen desaparecer.

Por último, estas apps no suelen actualizarse muy a menudo para corregir errores y ampliar sus características y posibilidades, algo que sí que es muy común en las aplicaciones nativas de este nuevo universo digital y que los usuarios valoran positivamente. Podríamos decir que la mayor parte de las apps de los medios nacen y mueren el mismo día.

En general las versiones móviles de los medios de comunicación parecen versiones menores, incompletas y poco cuidadas de los mismos. Aunque quizás no conscientemente, el usuario se da cuenta de todo lo anterior y opta por consultar los medios de comunicación en su formato tradicional.

Como ya ocurriera con la aparición de internet cuando los medios de comunicación ofrecían una versión digital a la que no daban mucha importancia, ahora tienen versiones móviles “porque hay que tenerla”. La solución pasará en un futuro por crear versiones para estos dispositivos que, además de corregir todos los errores mencionados, aporten funcionalidades únicas de smartphones y tabletas, como ofrecer al usuario la posibilidad de enviar imágenes y noticas directamente a la redacción usando el móvil o aprovechar la geolocalización. Si dejamos de pensar en las apps como un visualizador de nuestras webs, tal vez consigamos que el usuario a migre al mundo app también a la hora de consumir información.

Al mismo tiempo, es previsible que el diseño de tipo adaptativo (responsive) – que cambia el diseño y disposición de la información según la resolución de pantalla del dispositivo – se popularice en el sector de la información, haciendo que las páginas web de los medios también luzcan mejor en dispositivos táctiles portátiles.

Deja un comentario