iPhone 5, una joya sin sorpresas

No ha habido sorpresas. El iPhone 5 es todo lo que nos esperábamos y solo lo que nos esperábamos. Aunque no supone una gran novedad, ni tiene ningún avance tecnológico que sorprenda o ilusione, el nuevo iPhone continuará siendo, seguramente, el móvil más deseado del mundo. Apple ha vuelto a crear una fina pieza de joyería precisa y útil que muchos desearán poder sacar del bolsillo. Una joya en la que se han puesto muchas esperanzas.

 J. P. Morgan hacía público un informe esta misma semana que calculaba que el producto interior bruto de Estados Unidos crecerá entre un cuarto y medio punto porcentual gracias al iPhone 5TimCook, durante la presentación de este supuesto dinamizador de la economía estadounidense, dijo que habían conseguido vender 400 millones de dispositivos con iOS.

Apple está en la cresta de la ola tecnológica, pero existen dudas sobre si logrará mantener su posición. El cruce de demandas con Samsung, el aumento de ventas de dispositivos Android y la muerte del alma y fundador de la compañía hace menos de un año, hacen planearla sombra de la duda.

Además, los rumores filtraciones han estropeado una vez más la sorpresa. Tim Cook ha presentado un terminal que muchos ya habían visto y cuyas características ya se barajaban.

Sin duda, el iPhone 5 es un gran móvil, uno de los mejores. Pero sus principales competidores ya no son nuevos en el terreno ‘smartphone’ y, una vez pasada la novedad, Apple deberá competir en igualdad de condiciones, si los tribunales y las demandas no lo impiden.

De ser copiado, Apple ha pasado a seguir la tendencia marcada por otros: una pantalla más grande, el regreso a materiales más resistentes como el aluminio y muchas novedades en fotografía que ya se pueden disfrutar en otros móviles.

Apple también ha jugado sus cartas muy bien para aumentar sus ingresos con detalles que pueden llegar a molestar a algunos usuarios. El iPhone 5 tiene un nuevo conector que vuelve a ser incompatible con los estándares marcados por el resto de la industria. Para adaptar el nuevo terminal a los antiguos accesorios, como altavoces o cargadores, habrá que pasar por caja, comprando una clavija que costará 29 euros o renovándose con el ecosistema de gadgets que saldrán a la venta en los próximos días.

El tirón iPhone aguanta. Ha llegado un momento en el que parece que todo el mundo tiene uno, los ves por todas partes. A su favor juega que muchos usuarios cambian más de teléfono que de pantalones. Además, el esfuerzo que pueda suponer aprender la forma de funcionar de un nuevo sistema operativo hará que muchos se lo piensen dos veces antes de traicionar a la compañía de la manzana y aliarse con los ‘androides’ de Google.

Por desgracia, los grandes tiempos de la innovación, las sorpresas y las grandes revoluciones tecnológicas han pasado, y vivimos días en los que los fabricantes se limitan a actualizar sus productos.

Deja un comentario