Análisis del Xtreme Pro de Smartgyro, un patinete español más grande y estable

Este patinete del fabricante español Smartgyro es más estable y goza de mejor amortiguación que los de la competencia. Por unos 440 euros, es también algo más grande y pesado.

Los patinetes eléctricos son el medio de transporte urbano de moda y -tras probar los dispositivos de alquiler que ya salpican las aceras de nuestras ciudades desde hace meses y mientras la DGT y los ayuntamientos deciden cómo regular su uso– muchos se animan a hacerse con uno propio. El más popular de la clase es, sin duda, el M365 de Xiaomi, pero existen otros modelos que, poco a poco, se abren camino en el mercado y que superan en algunos aspectos al rey chino. Uno de los que se ha atrevido a plantar cara al gigante asiático es el fabricante español Smartgyro que comenzó vendiendo patines para uso recreativo y se ha asentado en el mercado de los vehículos eléctricos con patinetes y bicicletas de gran calidad. Su último modelo, el Xtreme Pro, tiene muchas virtudes y, en cierto modo, trae la madurez a un sector todavía incipiente.

El Smartgyro Xtreme Pro destaca principalmente por dos características: estabilidad y amortiguación. Es un modelo algo más grande y pesado que el de Xiaomi: 15 kilos frente a los 12,5 del chino. A cambio, con un manillar más ancho y una superficie para los pies de mayor tamaño, ofrece mucha más seguridad y confort en la conducción. La comodidad en el manejo se ve también aumentada por el sistema de suspensión delantera y trasera, una amortiguación que se agradece mucho a la hora de desplazarse por calzadas irregulares.

Macizas o neumáticas

Una mejora muy inteligente por parte del fabricante español la encontramos cuando nos fijamos en las ruedas. Normalmente se elige entre neumáticos con cámara o macizos -los primeros amortiguan más y los segundos nunca pinchan-, pero Smartgyro ha combinado ambas opciones: la rueda delantera es hinchable, lo que contribuye a que el manillar vibre menos en las calzadas con irregularidades; mientras que la trasera es maciza, lo que evita los incómodos pinchazos.

Otro aspecto diferencial es el sistema de plegado, que tiene sus pros y sus contras. Por un lado, es más robusto y parece que tardarán más tiempo en aparecer las incómodas holguras, un mal común al conjunto de vehículos plegables; además, aunque el manillar es más grande, ambas manijas se pueden plegar para aprovechar mejor el espacio y evitar choques cuando lo trasladamos a pulso. En su contra juega que el plegado requiere de algo más de habilidad, ya que precisa de un golpe rápido y seco al mismo tiempo que se pisa una palanca para activarlo, éste es un sistema con cierta curva de aprendizaje y que, al principio, puede resultar algo frustrante; además, cuando el patín está plegado una de las ruedas se levanta del suelo, algo que dificulta el arrastre y obliga a transportarlo a pulso.

Velocidad y autonomía

El Smartgyro Xtreme Pro es un patín potente, rápido y fiable, con una batería de larga duración, pero no es mejor en estos aspectos que la competencia. Su velocidad máxima depende de la pendiente y del peso del usuario y es la permitida por una ley que todavía está gestándose: 25 kilómetros por hora. Es capaz de hacer frente a pendientes de hasta 15 grados de inclinación, aunque la velocidad se ve reducida cuanto más empinada sea la cuesta que le pongamos delante.

En cuanto a la autonomía, depende mucho de la inclinación del terreno, la velocidad que llevemos en nuestros trayectos y del peso del usuario y, aunque aseguran que puede aguantar hasta 25 kilómetros sin pasar por el enchufe, en nuestras pruebas con terreno más o menos llano, a máxima velocidad y unos 80 kilos de peso, el patín nunca ha llegado a los 20, situándose más cerca de los 15 kilómetros de autonomía.

En definitiva, aunque el Smartgyro Xtreme Pro es algo más caro que algunos de sus rivales, es un patinete más estable, amortiguado y completo, lo que lo convierte en un gran compañero para los desplazamientos urbanos.


Deja un comentario