Análisis del Nexus 7

Este fin de semana he publicado en Heraldo y Heraldo.es un análisis del ‘tablet’ de Google, el Nexus 7. Es difícil encontrar en el mercado un dispositivo que le iguale en prestaciones y capaz de competir, al mismo tiempo, en precio. Ligero y ágil, el Nexus 7 está a medio camino entre un ‘smartphone’ y un ‘tablet’ de 10 pulgadas, ideal para leer, ver vídeos, y jugar a los mejores juegos de Google Play. Sin embargo, esta tableta también tiene algunas carencias en algunos casos inexplicables. Aquí os dejo el análisis completo:

Luces y sombras del supertablet de Google

Google se ha propuesto democratizar las tabletas. El Nexus 7 es un dispositivo de siete pulgadascon la última versión de Android, pequeño, potente y asequible, ideal para el consumo de contenidos multimedia

Android no es solo para móviles. La versión para tabletas del sistema operativo de Google aprovecha las virtudes de grandes y medianas pantallas para ofrecer un ‘software‘ de gran fluidez y versatilidad, capaz de adaptarse a todo tipo de dispositivos. Muchos fabricantes se habían beneficiado hasta ahora de este fantástico SO y, aunque a Google le ha costado dar el salto a la gran pantalla, lo ha hecho a lo grande.

El Nexus 7 es un pequeño gran ‘tablet‘. Pequeño porque pesa poco (340 gramos), es muy fino (10,5 milímetros) y tiene una pantalla de 7 pulgadas. Grande por su procesador de cuatro núcleos, su resolución de alta definición y las bondades de ser una tableta oficial de la marca que le asegura las actualizaciones constantes del sistema operativo.

No hay que dejarse engañar por las dimensiones del Nexus 7, en su interior late un Tegra 3 a 1,3 Mghz que junto a su memoria RAM de 1 GB, logran un comportamiento fluido y sin cuelgues bajo cualquier circunstancia. La pantalla antiarañazos de 7 pulgadas se puede quedar un poco pequeña para los que estén acostumbrados a dispositivos mayores como el iPad, pero su reducido tamaño le aporta un plus en movilidad y la resolución de 1.280×800 px lo convierten en un terminal perfecto tanto para el consumo de contenidos multimedia, como para leer libros o navegar por Internet.

La batería aguanta sin problemas 9 horas de uso intensivo, y con un uso normal el ‘tablet’ es capaz de pasar varios días sin acercarse a un enchufe.

Aunque podría parecer el tablet perfecto, sus carencias se convierten en sus principales debilidades. El Nexus 7 cuenta con una buena cámara frontal de 1,2 Mpx, capaz de grabar vídeo a 720p, pensada para vídeo conferencias, pero carece de cámara trasera.

Por otro lado, resulta incomprensible que un dispositivo pensado hasta el último detalle para la movilidad no tenga conexión 3G. Una tableta sin 3G (posibilidad de acceder a la web desde cualquier punto aunque no haya wifi) es como una batería sin baquetas, puedes usarla, pero no es lo mismo.

Otro de los fallos del Nexus 7 es la incapacidad de ampliar su memoria. Existen dos modelos, uno de 8 GB (200 euros) y otro de 16 (250 euros), algo que no sería un problema si Google hubiera optado por añadir una ranura para tarjetas micro SD, algo tan común hoy en día como el roscón de San Valero, pero incomprensiblemente no ha sido así.
En definitiva, el Nexus 7 de Google es una tableta excepcional ensombrecida por algunas carencias, a veces inexplicables, y un tamaño reducido, con una relación calidad/precio difícil de superar en el mercado actual.

Deja un comentario