110 pulgadas para nuestro smartphone

El Pocket Projector de Lenovo es un diminuto proyector capaz de convertir cualquier teléfono inteligente en una gigantesca pantalla de 110 pulgadas. Funciona con Android, iPhone y Windows Phone, tiene una potencia de 50 lumens y tecnología LED. Su resolución máxima no es muy alta: 854×480 píxeles, y cuenta con un contraste máximo de 1000:1. Es capaz de reproducir vídeo en formato 16:9 o 4:3 y cuenta con altavoces estéreo. En cuanto a dimensiones, cabe en el bolsillo, pesa 170 gramos y tiene una autonomía de dos horas y media. Además de con el teléfono, tiene una ranura de tarjetas micro SD. Cuesta 200 dólares.

Deja un comentario