Videojuegos de película

Hay videojuegos basados en películas y películas basadas en videojuegos. Ninguno de los dos suelen ser muy buenos, salvo honrosas excepciones. Pero de lo que aquí vamos a hablar es de videojuegos que recuerdan al séptimo arte.

En las grandes superproducciones del mundo de los videojuegos se han invertido cantidades de dinero que harían palidecer a los mejores largometrajes de Hollywood para dar lugar a obras maestras con cuidadísimos guiones, escenas de infarto, actuaciones magistrales (aunque virtuales) y bandas sonoras cargadas de emoción.

‘The Order’ es uno de los últimos títulos claramente influenciados por el cine. En formato 16:9, este juego narra la historia de una orden de caballeros ingleses que se dedica a luchar a partes iguales contra una facción rebelde cargada de impertinencia y unos terroríficos licántropos (palabra fina para los hombres lobo de toda la vida) que harán la vida imposible al protagonista de la historia.


Todo en ‘The Order’ rezuma cine. El director Alex de la Iglesia ha supervisado el doblaje eligiendo personalmente a los actores que ponen voz a los protagonistas. La ambientación ‘steam punk’ del Londres de 1886 impresiona por su realismo y detalle. Durante toda la narración, se mezclan hechos reales, como el incendio del Crystal Palace, con eventos ficticios que envuelven a la historia con ese halo de “y si hubiera sido cierto” y refuerzan el carácter conspirativo del relato.
No es el mejor de los juegos. Los más puristas recelarán del abuso de las escenas cinemáticas, pero lo cierto es que es una delicia, sobre todo en una época en la que las transiciones entre los ‘vídeos’ y el juego son tan suaves y el usuario pasa, instantáneamente y de forma natural, de ser un mero espectador a convertirse en el protagonista armado con el mando de su consola.

Pero ‘The Order’ no es, ni mucho menos el primer juego que cuenta una historia de forma cinematográfica, de hecho, en mayor o menor medida todos lo hacen.

Heavy Rain, único en su especie

Tal vez, el máximo exponente de este tipo de títulos sea ‘Heavy Rain’. Aunque hoy sus gráficos o su integración de juego e historia tal vez no sorprendan tanto, hace cinco años este juego demostró que una forma distinta de contar historias era posible.

‘Heavy Rain’ es una película policiaca hecha videojuego en la que cada decisión del jugador afecta a la historia. Su jugabilidad no es su punto fuerte, ya que se basaba en pulsar los botones adecuados en el momento justo, pero sus carencias en este sentido se veían de sobra compensadas con una gran historia, un realismo nunca visto y unos gráficos de piel de gallina.

GTA: Elige tu propia aventura

La saga GTA tiene una indudable inspiración cinematográfica que bebe directamente de las películas de temática policíaca y mafiosa. Con el paso de los años se ha ido integrando mejor la historia principal y las misiones secundarias con esos momentos en los que el jugador simplemente pasa horas y horas conduciendo sin rumbo definido.
La última aventura del estudio Rockstar, es una auténtica obra maestra desde todos los puntos de vista. Una película virtual con tres protagonistas de atributos y personalidades muy distintos que van desde el padre de familia que un día fue gangster, al joven negro que se inicia en la delincuencia, pasando por el intransigente paleto sureño amante de la violencia.

El jugador elige en todo momento a qué personaje quiere encarnar, pero también se deja llevar por una historia muy bien tejida que le conducirá a descubrir todas las sorpresas en un mundo con posibilidades prácticamente ilimitadas.

Metal Gear Solid, malos con corazón

Es un clásico con mayúsculas. Una verdadera revolución para 1998 que marcó a toda una generación de jugones. Una mezcla perfecta entre juego de acción, infiltración y una historia que emocionaba al que llevaba el mando.

En el ‘Metal Gear Solid’ detrás de cada villano había una historia que hacía al jugador empatizar con el malo justo antes de tener que acabar con él.

En sus secuelas se mejoró la calidad gráfica y se mantuvo el espíritu inicial de apelar a un mundo de grises en el que ni los buenos son tan buenos ni los malos tan malos. Todo ello cargado con un particular sentido del humor bastante ‘friki’ y momentos filosóficos en los que el propio personaje parecía darse cuenta de que estaba dentro de un juego.

La saga ha sobrevivido hasta hoy y muchos esperan ansiosos la nueva entrega que verá la luz en los próximos meses.

‘The last of us’, mucho más que ‘zombies’

Hay juegos que marcan época y ‘The last of us’ es sin lugar a dudas uno de ellos. Una obra maestra que no ha necesitado revolucionar el modo en el que se cuenta una historia para entrar con letras de oro en la historia del videojuego. Las claves: una perfecta integración entre las escenas cinemáticas y el juego en sí mismo para contar una gran historia que trasciende el mundo postapocalíptico en el que está ambientada.

Aunque esté cargado de ‘zombies’ y momentos de auténtico terror, la narración es humana y emocionante porque habla de sentimientos reales y comunes a todos, amplificados por lo extremo de la situación en la que viven inmersos sus personajes.

Es la historia de un hombre que trata de proteger a una niña que le recuerda inevitablemente a la hija que perdió hace ya tantos años. Es la historia de una niña que busca su sitio en un mundo hostil. Es la historia de dos héroes que no han pedido serlo. Y también es la historia de cómo el ser humano es capaz de unirse para lograr sus objetivos pero también puede ser más monstruoso que los propios ‘zombies’.
Estos son solo cinco ejemplos de una larga lista de producciones que demuestran tanto el talento de sus creadores y guionistas como que una forma diferente de contar historias es posible.

Artículos relacionados:

Deja un comentario