Sobre identidad y reputación

Mañana hablaremos en la Universidad de Zaragoza sobre identidad digital y cómo mantener una buena reputaciónonline. He engañado a mi compañera Ana Cristina Martínez, Community Manager de Heraldo.es, para que nos hable de una de las mejores herramientas para forjar nuestro perfil en internet: las Redes Sociales.

La identidad es algo muy personal pero que solo tiene sentido en comunidad. La identidad habla de quiénes somos y, sobre todo, de quiénes queremos ser. La reputación es en cambio aquello que los demás piensan que somos y, aunque habrá tantas opiniones como personas, siempre se formará un consenso más o menos amplio sobre nuestras virtudes y nuestros defectos. Esto sirve tanto en el ámbito personal, como en el profesional, aunque ambos tengan sus matices.

Antes de ponernos a construir una imagen pública de nosotros mismos, tanto en el mundo real como en el digital, debemos intentar salir un momento de nosotros mismos, mirarnos, decidir si nos gusta lo que vemos y comprobar si la gente que nos rodea ve lo mismo. Si no nos convence lo que nos encontramos o lo que el resto percibe, siempre estaremos a tiempo de cambiarlo. Nuestra identidad se decide día a día y puede ser modificada. Con suerte, para bien.

Aunque sea difícil – y probablemente no nos defina del todo-, para forjar una identidad digital sólida deberíamos poder definirnos en unas pocas palabras. Este ejercicio de concreción nos servirá para fijarnos objetivos y ser más eficientes a la hora de proyectar una imagen coherente de nosotros mismos a los demás en todos los ámbitos.

Una vez tengamos claro quiénes somos, quiénes queremos ser y quiénes queremos que los demás perciban que somos, podremos empezar a dibujar una estrategia para moldear y difundir nuestra identidad en internet y tomar el control de nuestra reputación ‘online’.

Artículos relacionados:

Deja un comentario