Samsung Gear S3

Samsung Gear S3, review del reloj inteligente

El nuevo Samsung Gear S3 es un reloj con mayúsculas. Es grande en tamaño, especificaciones y precio. La pantalla pasa de 1,2 a 1,3 pulgadas y también crece el bisel giratorio que permite desplazarse por los menús.

Existen dos versiones del Samsung Gear S3 que cambian ligeramente el diseño de la caja, los botones y la corona, una Classic y otra Frontier. En ambas ahora parece un reloj menos futurista, más clásico, una impresión a la que contribuye el aumento de peso. El precio también ha crecido, alcanzando los 400 euros.

El sistema operativo del Samsung Gear S3

En cuanto a software, siguen apostando por su propio sistema operativo Tizen frente a Android Wear, algo que tiene luces y sombras.

Lo malo es que no posee la integración con aplicaciones de terceros propia de Android y esto se traduce, por ejemplo, en algunos problemas del Gear S3 con Whatsapp y es que podremos ver y contestar a un mensaje, pero no consultar conversaciones completas.

Lo bueno, es que con el Gear S3 Samsung toma total control tanto de ‘software’ como de ‘hardware’, creando fantásticas ‘apps’ como SHealth que mide el sueño, los pasos, las calorías, el pulso y registra casi cualquier tipo de ejercicio.

Llamadas desde el reloj inteligente

El nuevo Samsung Gear S3 también escucha y habla. Gracias al micrófono y el altavoz es capaz de realizar llamadas sin tener que sacar el teléfono. Tanto en interiores como en exteriores se escucha realmente bien, siempre que el ruido ambiente no sea alto.

También podremos pedirle que ponga una alarma, apunte algo en la agenda o haga una llamada, pero el reconocimiento de voz es una tecnología por pulir y no siempre funciona. En las pruebas hemos descubierto que, curiosamente, el Gear nos entiende mejor si lo configuramos con ‘Español Latinoamérica’.

Pero lo mejor del Gear S3 es, sin duda, la pantalla y la batería. Con 1,3 pulgadas, 360 por 360 pixeles de resolución, tecnología Amoled y la capacidad de estar siempre encendida sin apenas gastar batería, el Gear tiene la mejor pantalla que hemos visto en un ‘smartwatch’. Además, tiene energía para aguantar más de dos días con un uso habitual y se recarga de forma inalámbrica.

Para qué sirve un reloj inteligente

Muchos os preguntaréis para qué sirve realmente un gadget como el Samsung Gear S3. Estos dispositivos son una ventana al teléfono móvil, que permiten consultar las notificaciones sin sacar el móvil del bolsillo y realizar algunas acciones sencillas cuando no tenemos el móvil a mano.

Es curioso lo rápido que se acostumbra uno a mirar un wasap con un ligero giro de muñeca, cuando nota una vibración, e incluso a contestar sin necesidad de sacar y desbloquear el ‘smartphone’, gracias a las los mensajes predefinidos o el reconocimiento de voz.

Con el Gear S3, además, se puede contestar a una llamada desde el sofá sin tener que alcanzar el teléfono que habíamos dejado por un descuido en la mesa de la entrada.

Aunque es cierto que obliga a llevar siempre encendida la conexión bluetooth y esto puede drenar la batería del terminal, lo que perdemos por un lado lo ganamos por otro ya que también reduciremos el número de veces que encendemos la pantalla del teléfono.

Otra función muy útil para los más despistados es la posibilidad de buscar el teléfono cuando no sabemos dónde lo hemos dejado, con solo unos clics en la pantalla del reloj, podremos hacer que suene una alarma para localizarlo rápidamente. Además, el reloj también nos avisará cuando se desconecte del teléfono, lo que impedirá que nos lo dejemos olvidado en algún sitio.

El Samsung Gear S3 y el deporte

Las aplicaciones de cuantificación de los relojes inteligentes han ido mejorando con el tiempo. En el Gear S3 SHealth se ha convertido en una ‘app’ bastante completa, capaz de competir con las pulseras de Jawbone o Fitbit y sus dispositivos, específicamente diseñados para estos menesteres.

Gracias a sus sensores de movimiento, el Gear S3 registrará cada paso que demos y detectará cuando estemos durmiendo, para guardar un registro de nuestro sueño, siempre y cuando no lo dejemos cargando en la mesilla durante la noche. Además, el ‘smartwatch‘ de Samsung es capaz de detectar automáticamente algunos ejercicios como una paseo en bici o una carrera y dispone de una completa lista de actividades deportivas que se le pueden indicar manualmente.

Por desgracia, no es capaz de detectar actividades complejas como un entrenamiento de ‘crossfit‘, una sesión de máquinas en el gimnasio o la natación. Además, aunque dispone de un sensor cardiaco en su parte trasera este tipo de medición nunca será tan precisa como la de un sensor de pecho.

Otra de sus ventajas es que incluye GPS integrado y capacidad para cientos de canciones, por lo que podremos salir a correr sin problemas solo con el reloj, dejando el teléfono en casa y escuchando nuestra música favorita a través de unos auriculares bluetooth.

Durante la carrera, además de mostrar información como la frecuencia cardiaca, el ritmo, la duración o el gasto calórico, el reloj emitirá señales acústicas en cada intervalo de un kilómetro y nos avisará si nuestro corazón late demasiado deprisa.

Características extra del Samsung Gear S3

Voz propia. Tiene un altavoz con el que se puede escuchar música y responder y hacer llamadas sin sacar el móvil siempre que esté conectado por ‘bluetooth’. Eso sí, prepárate para recibir miradas curiosas cuando te vean hablando con tu muñeca.

Samsung Gear S3 Botones

Botones físicos. El de arriba sirve para ir hacia atrás, mientras que el inferior da acceso al menú de aplicaciones, además con dos pulsaciones salta el asistente de voz y con tres lanza un aviso de emergencia que se puede configurar.

Samsung Gear S3 Corona

Corona giratoria. Esta forma de navegación exclusiva de Samsngung es uno de los métodos más cómodos para explorar los menús de un ‘smartwatch’. Permite desplazarse entre las diferentes funciones sin tapar la pantalla ni llenarla de huellas.

Samsung Gear S3 correa roja

Correas intercambiables. Incluye dos correas de resistente plástico negro y distintos tamaños, pero el reloj se puede adecuar a nuestro estilo con correas de 22 milímetros de cualquier color o material: cuero, caucho, metal…

Conclusiones sobre el reloj inteligente de Samsung

El Samsung Gear S3 es un gran de reloj, rápido y bonito, pero no es apto ni para las muñecas pequeñas ni para los bolsillos ajustados. Aunque en muchos aspectos no es tan completo como un Android Wear y el reconocimiento de voz no es su fuerte, Tizen comienza a ser un sistema maduro repleto de ‘apps’ y opciones de personalización. Además, aplicaciones como SHealth le otorgan un verdadero valor añadido desde el punto de vista de salud y deportivo.

Artículos relacionados:

Deja un comentario