Play It App, la ‘gramola 2.0’ que nació en Zaragoza

Pedir una canción al DJ ya no está de moda, lo último es encargarla directamente desde el móvil. Los culpables son tres aragoneses

ctualizar algo que tuviera éxito hace años puede facilitar las cosas a la hora de alcanzar la fama en el mundo de las aplicaciones, pero hay que llevarlo a cabo bien para que triunfe y parece que tres zaragozanos, de entre 21 y 29 años, lo han hecho muy bien, porque 80 establecimientos ya usan su ‘gramola 2.0’.

El concepto es sencillo: los clientes de los bares son los encargados de hacer de DJ, eligiendo la próxima canción que va a sonar. Y qué mejor manera de hacerlo que con un la ayuda de un ‘smartphone’. Mediante una aplicación para iOS y Android o simplemente accediendo a una página web, el usuario puede elegir la música. «La elección puede ser libre -explica Pablo Midón, uno de sus creadores-, pero los bares también pueden poner listas cerradas, que pueden ser diferentes y programables para distintos momentos del día. Nosotros les ayudamos ofreciéndoles listas predefinidas de éxitos o por estilos musicales».

Play It App -así se llama la aplicación que se puede descargar de forma gratuita en la App Store y en Google Play- lleva solo unos meses de andadura y ya está presente en decenas de bares de toda España. «Al principio nos centramos en Zaragoza, pero con la idea de expandirnos a las grandes capitales españolas en los próximos meses», explica Javier Abrego, otro de los artífices de esta gramola digital. «Es curioso que incluso antes de empezar a implantarlo en Zaragoza tuvimos una petición de un local de Salamanca», añade.

Cuotas y micropagos

Los bares que quieran hacer uso de sus servicios tienen que pagar una cuota (19,90 euros al mes o 199,90 al año) que incluye la instalación del software y un gran número de canciones. «Ya tenemos casi dos millones de temas», explica Fran Arbués, que a sus 21 años es el encargado de la música y la implantación en los locales. «Ahora sobre todo tenemos lo que está más de moda, nos falta completar las listas con más clásicos y música especializada. Además, pagamos una cuota a la SGAE por todas las canciones».

Poner una canción con Play It App es, en principio, totalmente gratuito para los clientes del bar, pero si el establecimiento lo desea puede establecer un sistema de micropagos por puntos, para sacar rentabilidad. «De momento, ninguno ha optado por este sistema de pago, prefieren fidelizar a los usuarios primero y plantearse cobrar más tarde. Nosotros creemos que es un acierto», asegura Pablo.

Promoción

Para dar a conocer la aplicación, «empapelan» los bares con carteles que explican cómo poner canciones. Además organizan fiestas en las que azafatas armadas con un ‘tablet’ invitan a los clientes a elegir la música e iniciarse así en el mundo Play It App.

El invento también tiene sus riesgos: dar el poder a los usuarios implica que ellos decidan y, si los gustos son similares, las canciones pueden repetirse demasiado. Para evitar esto han implantado un filtro que limita que una canción, que ya se ha reproducido, suene de nuevo en un tiempo determinado por el dueño del bar.

Este nuevo invento podría verse como un peligro por los tradicionales pinchadiscos. «No queremos ser el enemigo de los DJs -asegura Pablo-. Los que sean buenos no tienen por qué verse amenazados ya que no hemos creado Play It App para sustituirles».

Un futuro ‘App’

Javier, Fran y Pablo creen que el futuro tiene forma de aplicación. «Ya se habla de aplicaciones para pedir en los restaurantes», comentan. «El principal problema es el método de cobro. La gente todavía es reacia a hacer pequeños pagos como estos con el móvil».

Las aplicaciones móviles sirven cada día para más cosas . Si el pago a través de nuestros terminales se extiende y jóvenes emprendedores, como estos tres aragoneses, desarrollan nuevas experiencias a través de sus ‘apps’, solo su imaginación será el límite de lo que podremos hacer con estos pequeños artilugios, que antes solo servían para llamar por teléfono.

Artículos relacionados:

Deja un comentario