Música sin cables y sin miedo a los chapuzones veraniegos

El Energy Music Box Aquatic cuenta con gran potencia para su reducido tamaño y no teme al agua.

La tecnología puede ser una gran compañera en vacaciones, una época en la que apetece relajarse y disfrutar de horas interminables junto a la piscina con música relajante o bailar a ritmo de reggaeton. Desgraciadamente, siempre existe el miedo de que un remojón no deseado pueda aguarnos la fiesta y acabar ahogando el móvil o la tableta, por lo que, si no son sumergibles, es mejor mantenerlos lejos del agua y usar fundas protectoras específicas para evitar disgustos.

Para poder disfrutar de la música en la ducha, la playa o la piscina sin miedo a los chapuzones o salpicaduras, existen altavoces como el Energy Music Box Aquatic resistentes al agua.

En concreto, este equipo cuenta con protección IP57 que le permite estar sumergido durante media hora a una profundidad de un metro. En la práctica, esto significa que podremos tenerlo en el borde de la piscina o incluso lanzarlo a alguien que esté dentro, sin miedo a que sufran ningún daño.

El dispositivo (60 euros) tiene un cuidado diseño, es muy ligero (323 gramos) y no es mucho más grande que un botellín de agua (173x53x67 millímetros), por lo que se convertirá un perfecto compañero de viaje para las vacaciones o en un discreto altavoz para los recitales en la ducha.

Los controles son de tacto gomoso y permiten subir y bajar el volumen, pausar la reproducción o cambiar de canción sin necesidad de tocar el teléfono o el ‘tablet’. Cuenta con una ranura con un cierre hermético que da acceso a conector Micro USB para recargar la batería –que aguanta sin problemas más de 12 horas de reproducción–, una entrada auxiliar a través de un clásico ‘jack’ de 3,5 mm, y el botón de encendido, que está ubicado en un lugar bastante incómodo, ya que deberemos abrir y cerrar la tapa cada vez que queramos apagar el dispositivo.

Se conecta sin necesidad de cables con cualquier dispositivo Buetooth. Por desgracia, en el momento que toca el agua la música se detiene y solo se reanuda una vez sacamos el altavoz. Tiene potencia de sobra para llenar una habitación o exteriores tranquilos, con una calidad de sonido bastante nítida, pero sufre bastante para llenar de sonido entornos más ruidosos.

Artículos relacionados:

Deja un comentario