Revolución permanente en el diseño web y el periodismo digital

Hace ya cuatro años que el gurú Jakob Nielsen abogó por un rediseño constante y suave frente a uno radical. Según Nielsen, a los usuarios no les gustan los rediseños radicales y completos de las páginas web que ya conocen. Esta teoría es más aplicable si cabe a los medios de comunicación, webs a las que se acude para obtener información y que en cierto modo se deben regir por el principio de “infórmame bien, rápido y sencillo”. Un rediseño puede convertirse en el asesino perfecto del famoso “Don’t make me think” de Steve Krug, el usuario puede verse perdido en la nueva interfaz de la página de la que los responsables del medio se sienten tan orgullosos.

En contraposición a esta teoría, nos encontramos con el problema de la constante permutabilidad de la red y las páginas web que la pueblan. El lenguaje empleado en internet, tanto escrito como visual, está en constante cambio ,y mientras los usuarios lo aprehenden de forma natural, los medios de comunicación – sobre todo los tradicionales- corren el riesgo de quedarse atrás y convertirse en portales obsoletos envueltos por la vorágine diaria del ‘breaking news’. Es labor de los editores, diseñadores, programadores y periodistas algo tan obvio como navegar diariamente por internet capturando las nuevas tendencias del mundo online y tratando de concebir cómo extrapolarlas a sus medios.

La solución a esta disyuntiva, entre un diseño radical que actualice y modernice el medio adaptándolo a su ecositema (internet) y la resistencia de los usuario al cambio y los efectos negativos del rediseño en la usabilidad de nuestras páginas web, podría encontrarse en una revolución permanente. Actualizar las páginas en lo referente al diseño y la programación de forma continua cada pequeños periodos de tiempo, sin llevar a cabo grandes cambios que confundan al usuario pero convirtiendo nuestro portales de información en un ente vivo que mute cada día.

Para llevar a cabo esta revolución constante hay una serie de cualidades indispensables que nuestras redacciones deben cumplir: agilidad, integración, cohesión, iniciativa, perder el miedo a equivocarse y saber cuándo rectificar. Para ser un medio ágil es necesario que, de una vez por todas, que los programadores y diseñadores se unan al equipo de redacción, los informáticos deben dejar de ser un equipo externo al que recurrimos cuando algo deja de funcionar, para integrarse y convertirse en compañeros de trabajo con los que colaboramos para hacer que cada día nuestra página sea mejor y buscar nuevas formas de expresar la información. La cohesión en la plantilla será fundamental para que la revolución constante funcione y para fomentar la iniciativa dentro de la redacción; las ideas deben surgir de todos los niveles tanto verticales como horizontales: jefes, editores, redactores, ‘community managers’, diseñadores y programadores.

Todas las ideas deben ser tenidas en cuenta, los programadores deben estar dispuestos a desarrollar nuevos proyectos y cambios tanto en piezas informativas puntuales como en la estructura y diseño de la página, pero también deben poner ese punto de sentido común de aquel que sabe cuanto tiempo de desarrollo llevará realizar cada propuesta. La redacción en su conjunto debe perder el miedo a equivocarse pero también saber rectificar cuando algo no ha funcionado. A pesar de que cada propuesta debe estar basada no solo en la innovación en si misma sino en el conocimiento profundo de su audiencia que cada redacción tiene, los cambios, como ya hemos apuntado más arriba, pueden parecer fantásticos en la cabeza del programador, redactor o editor, pero tal vez confundan o simplemente no gusten al usuario.  Las actuales herramientas de medición de audiencia nos permiten tener una radiografía exacta y en tiempo real del éxito o fracaso de nuestros contenidos. Los responsables de estas mediciones se deben integrar también en la redacción y tomar un un pulso constante a cada nuevo elemento que incorporemos a nuestro sitio web. Aunque el periodista no debe sucumbir a la dictadura de las audiencias, debe aprender a utilizar estos indicadores para mejorar el modo en el muestra la información.

Artículos relacionados:

Deja un comentario