‘For Honor’, bailando al compás del acero

Un multijugador masivo en el que pasar horas repartiendo espadazos y danzando al ritmo que marca del combate medieval.

Este es un juego diferente. Un multijugador masivo en el que pasar horas repartiendo espadazos y danzando al ritmo que marca del combate medieval. Situado en un pasado distópico, ‘For Honor’ narra la historia de tres facciones –caballeros, vikingos y samuráis– enfrentados por una diabólica señora de la guerra que jugará con sus destinos con el único propósito de ver derramada su sangre.

Aunque la historia está bien narrada y la campaña tiene momentos épicos y muy divertidos, su verdadero propósito es presentar a las tres facciones, sus diversos héroes y las diferentes modalidades de lucha. Es un campo de entrenamiento para aprender las nociones básicas de combate.

La mecánica de los duelos es bastante básica, casi intuitiva. Tres posiciones en las que bloquear y atacar, manejadas con el ‘joystick’ derecho, un botón para esquivar y un modo de furia y venganza para lograr ataques más certeros y épicos. Aunque parece muy sencillo, la curva de aprendizaje es alta y la destreza con los pulgares se torna vital, sobre todo cuando damos el salto al modo multijugador.

Y es precisamente en la guerra en línea donde ‘For Honor’ alcanza todo su esplendor. Aunque el campo de batalla puede resultar caótico, el caos pueda llevar a la muerte y la muerte al cabreo; lo cierto es que, es ese fragor guerrero sin control, ese barullo de metal y sangre, lo que hace a este juego único y divertido. Cuando logras evitar un mandoble, detener una estocada y desencadenar un brutal ataque mortal, entre decenas de soldados que blanden sus armas contra ti, es cuando realmente descubres las bondades de este juego que redefine a los multijugadores masivos en línea.

Artículos relacionados:

Deja un comentario