¿Cuál es el mejor smartwatch del mercado?

Tenemos dos muñecas pero solo podemos llevar un reloj. El Gear S2 y el Moto 360, frente a frente.

Samsung ha cambiado de estrategia. En 2014 mostraba un enorme y futurista reloj curvado que en nada se parecía a la competencia y que solo era compatible con sus propios dispositivos, ahora busca un reloj redondo y universal. Redondo en diseño y en la predominancia de su bisel giratorio sobre todos los elementos y universal en compatibilidad con casi cualquier Androide.

El ecosistema Android da más opciones a los usuarios que Apple, con diferentes dispositivos y plataformas. Aquí vamos a poner frente a frente a los dos reyes del territorio ‘smartwatch’ con dos filosofías similares pero distintas: el Samsung Gear S2 y y el Moto 360. Ambos tienen varias versiones y tamaños con diseños más clásicos o deportivos que buscan adaptarse a distintos usuarios y muñecas. Son dispositivos ligeros y cómodos de llevar, resistentes al agua y cuyos principales hándicaps son, por un lado, que han de ser recargados todos los días y, por otro, que su utilidad, sobre todo teniendo en cuenta su precio (unos 350 euros) es todavía muy cuestionada.

Diseño

El Moto 360 es muy grande. Tiene un diseño elegante que combina bien con cualquier tipo de correa, ya sea de metal, plástico o cuero, pero no es un reloj apto para cualquier muñeca. Por su parte, el Gear S2 se parece más a un reloj tradicional, su pantalla es más pequeña y, tanto la versión deportiva como la clásica, encajarán mejor en muñecas más pequeñas o entre el público femenino. A la versión clásica se le puede colocar cualquier correa, mientras que en el caso de la deportiva habrá que escoger entre los diferentes colores y diseños de plástico comercializados por la propia Samsung.

Pantalla

Al igual que en su teléfonos, Samsung ha optado por una pantalla tipo Amoled, mientras que Motorola ha elegido una LCD. Los negros son más negros y los colores mucho más vivos en el Gear, mientras que el Moto 360 muestra tonos más naturales y menos saturados. El panel del Moto 360 es más grande, 1,56 pulgadas frente a las 1,2 del Gear, lo que provoca que la densidad de píxeles del dispositivo de Samsung sea mayor y por lo tanto se vea un poco mejor. Por otro lado, la superficie del Gear S2 se mancha mucho menos que la del Moto 360, que es un auténtico imán para las huellas.

Controles

Aquí es donde Samsung realmente ha innovado colocando un bisel giratorio alrededor de la pantalla que permite controlar el dispositivo de una manera nueva e intuitiva. Desplazarse entre los menús o consultar las notificaciones es mucho más sencillo y preciso que, simplemente, a través de la pantalla táctil. El control del Moto 360 se limita a su panel táctil y a un solo botón, mientras que el Gear cuenta con dos. Gracias a la última actualización de Android Wear, el Moto 360 se puede manejar también a través de gestos de la muñeca, algo muy útil cuando tenemos las manos ocupadas.

Reconocimiento de voz

En este apartado Motorola cuenta con todo el potencial de Google Now, un asistente personal controlado con la voz que puede hacer prácticamente de todo: desde mandar un mensaje de Whatsapp, anotar un recordatorio o responder a preguntas sencillas de cultura general. El Gear S2 también cuenta con su propio asistente llamado S Voice, pero las opciones son más limitadas, a su favor: podremos configurar los comandos de voz para activar el asistente (en Android Wear será siempre “Ok Google”) y su reconocimiento de voz falla menos que el del Moto 360, al que a veces le cuesta escuchar y entender al usuario.

Sistema operativo

En el Moto 360 tenemos el software de Google Android Wear, un sistema operativo (SO) joven que ha ido mejorando con actualizaciones pero al que le queda mucho camino por recorrer y que tiene sus carencias y fallos. Samsung, ha preferido desmarcarse del resto de fabricantes optando por su propio SO. Se llama Tizen y gracias a él ha podido tomar el control de todos los aspectos del Gear S2 ofreciendo una experiencia única, en su contra hay que resaltar que no permite disfrutar de las aplicaciones desarrolladas para Android Wear y que su tienda virtual está mucho menos poblada de apps.

Notificaciones

El aspecto más importante de cualquier reloj inteligente es sin duda las notificaciones. Los ‘smartwatch’ son en realidad pequeñas ventanas en nuestra muñeca que nos permiten consultar e interactuar con el teléfono sin sacarlo del bolsillo o el bolso. Tanto el Moto 360 como el Gear S2 cumplen bien su función y muestran cualquier mensaje o alerta que parezca en el ‘smartphone’, avisando al usuario con una pequeña vibración. En los dos relojes se pueden leer desde pequeños mensajes a largos emails. A la hora de contestar el Gear S2 ofrece más opciones gracias a su bisel giratorio y a un pequeño teclado virtual.

Conectividad y almacenamiento

Ambos dispositivos tienen Bluetooth y Wifi, lo que permite conectar el reloj al teléfono o a internet incluso cuando no están cerca, algo muy útil, por ejemplo, si dejamos el móvil en la taquilla del gimnasio pero queremos seguir recibiendo notificaciones en la muñeca. Los dos tienen una memoria algo escasa de 4GB que les permite almacenar las apps y decenas de canciones para escucharlas con auriculares o altavoces bluetooth sin que haya que llevar el móvil encima. Solo la versión deportiva del Moto 360 cuenta con GPS para registrar de manera exacta las distancias cuando el usuario sale a correr o en bicicleta sin el teléfono.

Autonomía

Aunque en números la batería del Moto 360 es superior a la del Gear S2, Samsung asegura que su reloj es capaz de aguantar dos días enteros sin pasar por el enchufe. Igual que pasa con los móviles, la autonomía de estos dispositivos dependerá mucho del uso que les demos. Si se utiliza el ‘smartwatch’ para reproducir música y le pedimos que mida nuestros pasos y calorías, esto drenará nuestra batería y el reloj sufrirá para llegar al final del día. En condiciones y usos similares, tal vez por su pantalla Amoled de menor tamaño, la batería del Gear S2 proporcionará unas horas extra de autonomía.

Conclusiones

Estamos ante dos muy buenos dispositivos con un diseño muy cuidado y optar entre uno u otro será una decisión más emocional y basada en los gustos, que racional y basada en las especificaciones técnicas o en sus virtudes objetivas. A favor del Gear S2 está su bisel giratorio que permite un control más preciso, su tamaño más acorde al de un reloj ‘de toda la vida’ y su pantalla Amoled con negros más negros y colores más vivos. A favor del Moto 360 está su diseño llamativo, limpio y modernista y, sobre todo, que cuenta con el respaldo de Google, su SO Android Wear y todo su ecosistema de aplicaciones.

Artículos relacionados:

Deja un comentario