Cómo resucitar un viejo ordenador

En este artículo, publicado el domingo 26 de agosto de 2012 en Heraldo.es, mi intención era dar una serie de consejos sobre cómo conseguir que un ordenador viejo y renqueante lograra recuperar, en la medida de lo posible, parte de la velocidad de la que antaño hacía gala.

Cómo siempre que escribo para Heraldo, estas líneas iban destinadas a un usuario medio con poca experiencia informática. Sin yo pretenderlo, se desató un debate entorno al artículo en el que expertos informáticos lo criticaban por simplista o por no hablar de soluciones alternativas, como instalar un SO Linux.

Los consejos que contiene el artículo no son los únicos para conseguir resucitar un viejo ordenador. En el pasado he escrito otros artículos en los que he recomendado instalar alguna distribución de Linux para estos mismos propósitos, pero ese no era el enfoque de este artículo. Siento si algún ‘linuxero’ se ha sentido ofendido. No era mi intención.

Lo que me ha quedado claro es que hay bastantes lectores de Heraldo.es que usan Linux, por lo que me apunto en el bloc de tareas pendientes la de escribir más sobre esta fantástica alternativa informática.

Aquí os dejo el artículo completo, si queréis ver los comentarios podéis hacerlo aquí.

Cómo resucitar un viejo ordenador

No hay nada mejor que un ordenador nuevo, todo va como la seda: arranca rápido, ejecuta aplicaciones sin pensárselo, permite tener varios programas abiertos a la vez… Sin embargo, con el paso del tiempo, sin que sepas muy bien por qué, todo empieza a fallar.

Pulsas el botón de encendido y te vas a preparar un café tranquilamente, porque sabes que cuando vuelvas Windows todavía se estará cargando. Te das cuenta de que cuando tienes más de una aplicación a la vez todo empieza a ir más lento, hasta que de repentelas comunicaciones entre humano y máquina se interrumpen, el teclado y el ratón dejan de responder a los estímulos y no tienes más remedio que utilizar la panacea del mundo digital: reiniciar.

Cuando el ordenador empieza a renquear, existe, por supuesto, la opción de rascarse el bolsillo y comprarse un equipo nuevo, pero antes es recomendable probar una serie de sencillos trucos que pueden devolver a la vida a nuestro amigo binario.

Software

Pocos son los que mantienen su PC ordenado y limpio. Lo habitual suele ser ir acumulando archivos en carpetas que, con el paso del tiempo, se pierden en las profundidades del disco duro e instalar programas que luego no se utilizan pero tampoco se desinstalan.

Toda esta acumulación de ‘basura digital’ afecta al rendimiento del ordenador, por lo que es muy importante abandonar los malos hábitos y ser un poco ordenado y limpio. Si el mal ya está hecho, se recomiendahacer una limpieza generaldesinstalar todos los programas que no utilicemos, restringir los programas que se inician automáticamenteal arrancar el sistema operativo y hacer uso de algún ‘software’ de limpieza, como ccleaner, que borre la información que se ha ido acumulando con el paso del tiempo como los registros o las ‘cookies’.

Otro motivo bastante frecuente de que el ordenador comience a fallar suelen ser los virus. Para asegurarnos de que el PC no está infectado por una de las muchas pandemias que pululan por la red es actualizar la base de datos del antivirus y realizar un escaneo completo del equipo.

Si todo lo anterior no funciona y el ordenador continua pensándoselo demasiado antes de responder a nuestras órdenes, existe una solución bastante extrema pero que funciona como mano de santo: formatear el disco duro y hacer una instalación limpia del sistema operativo.

Hardware

Es posible que para revivir nuestro PC no baste con hacerle un buen lavado de estómago y que el problema sea el fallo de otros órganos. El paso del tiempo también afecta al ‘hardware’ que se vuelve viejo y lento, pero un ordenador no es una pieza única e inmutable, podemos cambiar algunos de sus componentes para intentar recuperar su antigua vitalidad.

Existen dos piezas clave cuya renovación hará volar a un PC. Por un lado la ampliación de la memoria RAM dará más holgura al sistema operativo a la hora de ejecutar programas.

Pero hay que tener cuidado, este tipo de memoria no se puede ampliar ‘ad infinitum’, la capacidad dependerá del equipo y el sistema operativo, y es recomendable consultar a un experto antes de lanzarnos a comprar RAM.

Ampliar este tipo de memoria no es muy caro, se pueden encontrarmódulos de 4GB por unos 20 euros.

Un disco SSD

Pero lo que realmente hará que un ordenador anticuado rejuvenezca esinstalarle un disco SSD. Estos discos duros son mucho más rápidosque los tradicionales, pero también son más caros y tienen menos capacidad, por lo que lo ideal es combinar un SSD para el sistema operativo y los programas y uno tradicional para los archivos.

Cambiar un disco duro tradicional por uno SSD no es barato (uno de 128GB cuesta unos 100 euros) pero funciona como una pócima mágica que vuelve veloces a los ordenadores más lentos. Además, si la solución no nos satisface y decidimos jubilar nuestro PC, siempre podemos usar el disco duro en un equipo nuevo.

El común de los mortales no precisa de caras tarjetas gráficas, responsables del rendimiento 3D del PC. Sin embargo, los aficionados a los juegos de ordenador suelen cambiar estas tarjetas varias veces antes de comparse un nuevo ordenador o cambiar todo el equipo salvo este componente, cuyo precio puede alcanzar los 1.000 euros.

Con todo, si a pesar de seguir todos estos consejos no logras mejorar el rendimiento de tu equipo, tal vez haya llegado la hora de jubilarlo definitivamente.

Artículos relacionados:

Deja un comentario