Diez pulgadas a precio de saldo

El domingo pasado publiqué en Heraldo el análisis de la Energy Tablet i10. Lo mejor de este tablet es la pantalla y el precio: 10 pulgadas por 245 euros. Lo peor: la falta de potencia que provoca ‘cuelgues’ y la ralentización esporádica del sistema Android 4.0. A continuación os dejo la reseña completa:

Androide de diez pulgadas a precio de saldo

El Energy Tablet i10 es un tablet de 10 pulgadas que solo cuesta 245 euros. Es bonito y barato, pero se queda corto en potencia.

Energy Sistem ha actualizado su gama de ‘tablets’ a Android 4.0 y ha aprovechado para mejorar todas sus características técnicas con un completo elenco de 7, 8 y 10 pulgadas. Nosotros hemos podido probar el hermano mayor, el Energy Tablet i10.El fabricante español de tecnología ha mejorado mucho sus tabletas con respecto a modelos anteriores, manteniendo un precio ajustado. 

El i10 cuesta 245 euros, una ganga en lo que a tabletas del entorno de las 10 pulgadas se refiere, pero todo tiene un precio.Tiene un grosor de apenas un centímetro y un peso de 600 gramos, algo ya habitual en ‘tablets’ de estas dimensiones, y los materiales y calidad de construcción son buenos, predominando el aluminio combinado con plástico.Entre sus cualidades destaca su pantalla: un panel de 9,7 pulgadas, tecnología IPS y una resolución de 1024 por 768 píxeles.

La calidad de imagen es realmente buena y la tableta responde muy bien al tacto. También se han esmerado a la hora de dotar a este equipo de un buen puñado de conexiones y puertos: además de wifi, cuenta con entrada USB, lector de tarjetas microSD – para ampliar su memoria interna de 16 GB hasta un total de 64 – y puerto mini HDMI para reproducir contenido en alta definición en una pantalla externa.

Se ha hecho un buen trabajo también en la gestión de energía, una tarea pendiente de Energy Sistem, ya que otros modelos agotaban rápidamente sus reservas incluso estando en reposo. Este ‘tablet’ aguanta varios días en reposo y unas 6 horas de uso intensivo con navegación, juegos y vídeos.

Entre los aspectos negativos del i10 hay que destacar sobre todo su escasa potencia. Cuenta con un procesador Allwinner mononúcleo a 1 Ghz que, a pesar de ir acompañado de una GPU integrada Mali-400 para los gráficos y 1 GB RAM que le otorgan cierta soltura, no es suficiente para evitar algunos errores y que el sistema funcione en ocasiones a trompicones.

En su conjunto el i10 no es un mal dispositivo, pero es una pena que no se vea acompañado de un corazón capaz de latir a la misma velocidad que lo hace el resto del ‘hardware’. A pesar de todo, es un equipo con buenas especificaciones, indicado para usuarios no muy exigentes que sepan renunciar a la velocidad de los procesadores de dos y cuatro núcleos de última generación para ahorrarse un buen puñado de euros.

Artículos relacionados:

Deja un comentario