Análisis del OnePlus 5, el móvil más rápido del mundo

El nuevo OnePlus 5 es el móvil más rápido que hemos probado y además tiene una gran cámara. Pero no es perfecto.

En 2013 OnePlus salió de la nada y rompió el mercado con un móvil con una ficha técnica para enmarcar y un precio de risa: 270 euros. Cuatro años después, el OnePlus ha mejorado, mucho, pero su precio también ha crecido, mucho.

A su favor juega que se ha convertido –con el Snapdragon 835 y hasta 8 GB de RAM– en el androide más potente y fluido del mundo; que ha mejorado su capacidad de tomar fotos increíbles con una doble cámara con zoom y efecto ‘bokeh’; y que mantiene detalles que lo hacen único como la pestaña de tres posiciones para silenciar el móvil, los gestos en la pantalla apagada para abrir aplicaciones o la carga rápida más veloz, capaz de cargar el 60% de la batería –que aguanta más de un día de uso intensivo sin problema– en solo media hora.

OnePlus 5

En su contra está que han inflado el precio a casi el doble, con 500 euros por la versión de 64 GB de ROM y 6 de RAM y 570 la de 128 y 8, respectivamente; además, a pesar de ser un terminal fino, ligero y elegante, OnePlus no se ha atrevido a dar el salto al futuro y la mayoría de la gama alta de Android todopantalla’ le supera en diseño, con teléfonos sin a penas bordes y paneles QHD; tampoco podemos obviar algunas ausencias importantes en la ficha de especificaciones, como la resistencia al agua, la ranura para tarjetas ‘microSD’ o la carga inalámbrica.

En definitiva, aunque el OnePlus 5 no es el terminal más completo del mercado, se ha centrado en dos aspecto clave: la velocidad y la fotografía, logrando destacar en ambos apartados y plantando cara a los todopoderosos buques insignia de la competencia sin sonrojarse.

CARACTERÍSTICAS PRINCIPALES

OnePlus 5

Doble cámara. Cuenta con dos sensores, uno de 16 Mpx y 1.7 de apertura, que hace fotos geniales incluso con poca luz, y otro de 20 Mpx y f/2.6 que sirve para hacer zoom sin perder calidad y para lograr fotos con efecto ‘bokeh’.

OnePlus 5

Cámara frontal. El sensor de selfis tiene unos excepcionales 16 Mpx con apertura f/2.0 que se comportan mejor con luz que sin ella. Además, cuenta con modo belleza, HDR y detección de sonrisa para hacer fotos sin manos.

OnePlus 5

Alert Slider. Esta pestaña tiene tres posiciones, según el nivel de discreción necesario. Arriba hará que el móvil no nos moleste bajo ningún concepto, la posición media solo aceptará notificaciones de nuestro favoritos y abajo lo dejará pasar todo.

OnePlus 5

Gestos. Con la pantalla apagada el usuario puede dibujar una serie de letras (o, s, w, m, v) que sirven como acceso directo programable a cualquier aplicación. Además, se puede configurar para que haga una foto nada más lanzar la cámara.

OnePlus 5

Lector de huellas. No tiene escaner iris ni reconocimiento facial, como otros teléfonos de alta gama, pero su lector de huellas está en el frontal en una posición muy cómoda y es, probablemente, el más rápido que hemos probado hasta ahora.

OnePlus 5

Dash Charge. A pesar de haber reducido un poco la capacidad de la batería, el usuario medio logrará el día y medio de uso sin problemas. Pero lo mejor es la carga rápida, capaz de dar un achuchón energético del 30% en solo 15 minutos. Para que sea así de rápido es obligatorio usar su cargador oficial, degraciadamente.

Sonido. El altavoz, situado en la parte inferior del dispositivo, tiene bastante potencia aunque puede distorsionar si abusamos del volumen. Por desgracia, Oneplus no se ha sumado al club de los terminales estéreo, pero si que mantiene el jack de auriculares.

OnePlus golpea de nuevo

¿Qué modelo elijo? El usuario común tendrá más que sufiente con el terminal de 500 euros, que tiene 6GB de RAM, 64 GB de almacenamiento y es de color gris oscuro, pero existe una versión de 570 euros con 8 GB de RAM y 128 de ROM, fabricado en aluminio negro. Hoy por hoy, a penas se notará diferencia en el rendimiento y existiendo la nube, es fácil vivir con ‘solo’ 64 GB de espacio.

Artículos relacionados:

Deja un comentario